Marmitako

Marmitako
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
5 votos
Tiempo de preparación
75 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

¿Qué tenemos hoy de plato fuerte? ¡Un delicioso MARMITAKO! Casi nada.

El marmitako, palabra no contemplada en el diccionario de la Real Academia de la Lengua, es un plato cuyo origen etimológico es vasco.

Su nombre, como tantos otros, procede del recipiente donde se cocinaba: la marmita, olla de metal, con tapadera. No obstante, el marmitako nace en realidad como plato básico y humilde, propio de los pescadores del mar cantábrico, tanto vascos como cántabros y astures.

Su composición de pescado y verduras propicia un alimento completo y muy equilibrado.

Cómo hacer marmitako de bonito:

  1. Comenzamos picando la verdura. Empezamos cortando la cebolla, en trozos no muy pequeños. Seguidamente, el ajo, bien picado, y finalmente los pimientos y el tomate en brunoise (dados pequeños).
  2. A continuación, sofreímos en una cacerola el ajo en primer lugar; y antes de que dore añadimos la cebolla. Lo pochamos todo junto durante unos 7 minutos.
  3. Después, incluimos en la cacerola los pimientos (los verdes y el rojo) y lo dejamos otros 3 minutos aproximadamente.
  4. Por otro lado, rallamos los tomates, y los añadimos al sofrito. Agregamos una chucharadita pequeña de azúcar, y removemos. Dejamos reducir para eliminar el exceso de agua del tomate.
  5. Mientras va reduciendo, pelamos y “chascamos” las patatas. Para «chascar» las patatas debemos meter el cuchillo, girando al mismo tiempo hasta que haga ruido tipo chasquido. Hacemos esto, para que la patata se rompa, y así conseguir que suelte la fécula, obteniendo de esta manera una adecuada consistencia en la salsa.
  6. Echamos las patatas, el pimiento choricero, el pimentón, removemos con una cuchara.
  7. Ahora, añadimos el vino blanco; lo dejamos reducir un par de minutos y cubrimos con el caldo de pescado, unos dos dedos por encima del nivel del guiso, manteniendo a fuego bajo o medio durante unos 15 o 20 minutos.
  8. Probamos el punto de sal, añadiendo en caso necesario (hasta ahora no hemos añadido sal, ya que algunos de los ingredientes ya están salados).

    ¡Ojo! Durante el proceso de cocción debemos mover la cazuela agitándola, y no con una cuchara, ya que la patata se rompería.

    Pinchamos una patata para verificar el punto de cocción. Si ya está tierna pasamos a la siguiente fase.
  9. Incluimos el bonito en tacos no muy pequeños. Lo ideal es que lo hayamos pedido ya cortado en la pescadería.
  10. Cortamos el fuego, tapamos con la tapadera o tapa y, con el calor ya acumulado del guiso, se cocinará solo, evitando así que se quede seco.

Para acompañar este sabroso marmitako de bonito podríamos complementarlo con una ensalada de aguacate, mango y tomate, o una ensalada de col, manzana y zanahoria, o una tradicional ensalada de tomate.

Un buen chacolí o un ribeiro casarían a la perfección como vino de acompañamiento.

El truco:

Como siempre, lo más importante es contar con una materia prima de calidad. No escatimar en los componentes, especialmente en las patatas y el bonito. Servir muy caliente, el marmitako es ideal para la temporada invernal. Mantener preferiblemente en cazuela de barro.

Valor nutricional:

La conjunción de verduras y pescado azul proporciona a este plato un excelente valor tanto nutricional, gracias a la aportación vitamínica y proteínica del bonito, los hidratos de carbono de la patata, y, en general, todas las propiedades beneficiosas del resto de verduras.

Julia Gaitán
Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.