Hambueguesa de wagyu

Hambueguesa de wagyu
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Tiempo de preparación
25 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

¿Alguna vez te has animado a preparar unas buenas hamburguesa en casa?¿No? Pues eso es lo que os vamos a proponer hoy. Pero no una hamburguesa cualquiera, una hamburguesa de Wagyu.

Seguro que todos conocéis esta carne. Aunque puede que alguno la conozca como “carne de Kobe”, pero este término es erróneo. Kobe es una isla de Japón, en la que se cría esta raza de bovino llamada Wagyu y de la que es originaria. Por ello, Kobe es una denominación de origen, como el vino Rioja. Para llamarla carne de Kobe debe proceder de esa isla en concreto, y a día de hoy los wagyus se crían en diferentes lugares del mundo, incluido algunas zonas de España.

Por el tipo de carne, diríamos que el wagyu es al buey lo que el jamón cinco jotas al cerdo. Se dice que es la mejor raza bovina del mundo, y que su carne es la más tierna y jugosa. Esta carne se caracteriza por su alto grado de infiltración de grasa, lo que llaman el marmolado, a través del cual definen su calidad.

¿Se os ha hecho ya la boca agua? Si queréis ver ideas de otros ingredientes para vuestras hamburguesas, os dejamos algunas para que os inspiréis. Como esta increíble hamburguesa rellena de queso, y con bacon caramelizado, o esta hamburguesa con cebolla, philadelphia y nueces, o esta otra hamburguesa de pollo con brie, bacon y champiñones. 

Cómo hacer hamburguesa de wagyu en casa:

En la mayoría de los sitios es normal encontrar la carne de wagyu o hamburguesa de Kobe preparada para hamburguesa, ya que la carne al peso es desmesuradamente cara. Por lo que sólo quedaría hacerla a la plancha, y darle el punto que más os guste. Así que vamos a empezar haciendo el resto de ingredientes.

  1. Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana. Colocamos una sartén con un chorro de AOVE, en un fuego medio. Cuando esté caliente echamos la cebolla, y un pellizco de sal. Si es necesario bajamos el fuego, y dejamos que la cebolla se vaya haciendo despacio. Que vaya soltando su propio jugo, y se vaya caramelizando.
  2. Removemos, y cuando veamos que ya está jugosa y un poco dorada, la sacamos y reservamos.
  3. Abrimos los panes de hamburguesa por la mitad, y los tostamos. Os recomiendo que elijáis un tipo de pan tierno. Los hay artesanales, con frutos secos, distintas harinas…
  4. Mientras se tuesta el pan, hacemos las hamburguesas, para que no se queden frías. Salpimientamos y ponemos una gota de AOVE en cada hamburguesa, y la esparcimos bien con las manos.
  5. A continuación, hacemos las hamburguesas en una sartén grande, o mejor aún, en una plancha si tenemos. El truco es no darles muchas vueltas, esperaremos que esté hecha por un lado, y luego le damos la vuelta. Esta carne no hay que hacerla mucho, ya que sino fastidiaremos sus cualidades de jugosidad y sabor.
  6. Cortamos un par de rodajas de queso de cabra por persona, y las ponemos un momento en la misma plancha para que se calienten.
  7. Sacamos los panes de la tostadora, y los colocamos abiertos en los platos. Sobre los panes vamos poniendo nuestras hamburguesas de wagyu, y sobre éstas el queso de cabra fundido.
  8. Por último, añadiremos como salsa una mermelada de fresas o frutos rojos. Aunque se puede sustituir por a salsa que más os guste.

Si queréis preparar con anterioridad vuestra propia mermelada de fresa sin azúcar en casa, os dejamos la receta. La podéis aprovechar para desayunar, o incluso acompañar otras carnes, o recetas.

¡A disfrutar!

Elena Gimeno

Elena se licenció en historia del arte y después se especializó en fotografía. Se define como: fotógrafa, amante de la cocina y viajera empedernida.
Ahora dedica buena parte del año a viajar por el mundo y unir las tres facetas.