Filetes rusos

Filetes rusos
Esta receta contiene glutenEsta receta contiene huevoEsta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Tiempo de preparación
45 minutos
Número de raciones
6 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

¿Te animas a cocinar unos riquísimos y jugosos filetes rusos? Sigue leyendo y verás qué fácilmente puedes prepararlos.

Se llaman filetes rusos, pero no son filetes, ni son rusos, pese a que todos los conocemos con ese nombre. Pero aparte de la etimología, los filetes rusos constituyen un plato principal rico y, suculento, amén de proteínico, ya que están confeccionados con carne picada como ingrediente principal. Por tanto, se parecen más a las tortas de carne o a las hamburguesas, incluso a las albóndigas, aunque con sus diferencias, que lo constituyen en un plato con identidad propia.

Como en la mayoría de recetas, hay diversas formas de prepararlos y de servirlos: con salsa de tomate, o mostaza, o salsa pesto, con puré de patata, con mermelada de cebolla, etc.

Normalmente se elaboran con carne de ternera, aunque también podrían ser de pollo o de cordero. Nosotros hemos decidido hacerlas de un mixto de carne de ternera y de cerdo, para darle mayor jugosidad que aporta ésta última.

Cómo hacer filetes rusos:

  1. Vertemos la leche en un plato y metemos la miga de pan, que se vaya impregnando y ablandando.
  2. Mientras, ponemos toda la carne picada en un bol (mezclada la de ternera y la de cerdo), añadimos el huevo entero, la sal, la pimienta, el perejil muy picado y la cebolla también muy picada. Vamos removiendo.
  3. Sacamos el pan de la leche y lo pasamos por un colador, antes de incluir en el bol, para eliminar el exceso de leche.
  4. Incorporamos el pan mientras seguimos removiendo.
  5. Tapamos con un film transparente y dejamos reposar durante 2 horas,
    preferiblemente en el frigorífico. Este paso no es indispensable, aunque sí conveniente, para que los componentes se impregnen unos con otros y realcen su sabor.
  6. Sacamos y vamos conformando en bolas, que luego aplastamos, de manera que queden en forma de hamburguesa. El tamaño es arbitrario, cada cual a su gusto. Los vamos pasando por el pan rallado en un plato.
  7. Ponemos una sartén a fuego medio con abundante aceite de oliva y precedemos a freírlos, un par de minutos por cada lado. Según los sacamos, como de costumbre, dejamos reposar en papel absorbente.

Los filetes rusos se pueden servir también fríos. De hecho, es uno de los platos típicos del menú de campo, junto con la consabida tortilla de patata.
Para complementar, como entrante, podríamos servir un plato de pasta, como por ejemplo unos espaguetis con verduras o unos canelones de espinacas. Y para beber, vino tinto joven o, preferiblemente, cerveza.

El truco:

  • Se podrían rebozar con harina en vez de pan rallado, si bien quedarían algo menos crujientes.
  • En vez de fritos, se pueden hacer al horno, poniéndolos 5 minutos por cada lado, pincelando con un poco de aceite, a 180º de temperatura.
  • En cualquier caso, tanto si los hemos hecho al horno como fritos, quedarán más crujientes si los ponemos en el grill a 200º durante 3 ó 4 minutos.

Alérgenos:

Para los celiacos sustituiremos la harina de trigo por harina de garbanzo.

Julia Gaitán
Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.