Fajitas de pollo

Fajitas de pollo
Esta receta contiene gluten
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
30 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Si te gusta el sabor Tex Mex, anímate a probar esta receta de fajitas de pollo. Ya no tendrás excusa, las cenas con tus amigos serán todo un éxito siguiendo está fácil y deliciosa receta. ¡Triunfarás!

Las fajitas se sirven con diversas salsas y condimentos para que cada uno se prepare su fajita al gusto. Nosotros solemos complementarlo con salsa de crema agria, guacamole, pico de gallo, queso rallado y tomate cortado en dados. ¡Las opciones son infinitas!

Si te está gustando esta receta, no puedes dejar de probar nuestros maravillosos tacos de pollo con un toque súper refrescante.

Cómo hacer fajitas de pollo:

  1. Lavamos los pimientos y los cortamos en juliana. Repetimos con la cebolla  y reservamos.
  2. Cortamos el tomate en trozos pequeños y también los reservamos. Procurad que el tomate esté maduro, ya que el objetivo es que se deshaga en la sartén.

    Si no encontráis tomates maduros, siempre podéis rallarlo y añadirlo al sofrito.

  3. En una sartén grande, echamos 4 cucharadas soperas de aceite. Cuando esté caliente, agregamos la cebolla y los pimientos y dejamos pochar a fuego medio removiendo bien para que no se quemen las verduras.
  4. Mientras se hacen las verduras, aprovecharemos para cortar el pollo en tiras finas, de 1.5 cm aproximadamente. Salpimentamos y reservamos.
  5. Cuando hayan pasado 10-12 minutos de sofrito, salpimentamos y añadimos el tomate. Volvemos a sofreír 5 minutos más con las verduras.
  6. Finalmente, agregamos el pollo y mezclamos bien con el resto de los ingredientes. Subimos a fuego medio alto nuestras fajitas durante otros 5-10 minutos más, hasta que el pollo esté bien hecho, no cocido, y las verduras pochadas.
  7. Para darle el toque perfecto a las fajitas, en otra sartén ponemos cada tortilla de trigo (sin aceite) y calentamos por ambos lados hasta que se ablanden un poco. Obtendrás unas tortitas de harina calientes, tiernas, pero con un toque crunchy.

    Moja con la mano la tortita por los dos lados para que no se queme.

¡Listo! Ya tienes tus fajitas de pollo listas para disfrutar. Un plato divertido y delicioso para compartir con tus amigos.

Aunque muchos no lo saben, el origen de las fajitas no es mexicano, sino de Estados Unidos, concretamente, de Texas. En los años 40, los trabajadores de los ranchos mexicanos que vivían en el oeste de Texas, recibían como parte de su salario la carne de las reses que sacrificaban. Como solían ser las peores piezas, cortaban la carne en diferentes cortes y lo acompañaban con tortas de harina de trigo o de maíz. Uno de los cortes de la carne era el Filete de Falda o Faja, de ahí el nombre de fajita.

Aprendida la lección, ¡a comerrrrrrr!

Chip y Chop

Chip es doble graduada en derecho y administración y dirección de empresas.
Chop es ingeniero mecánico computacional.
Son la mezcla perfecta que añade el toque sabroso y técnico que todo amante de la cocina debe tener, siempre dentro de lo que marque la ley de los fogones, o no...