Conejo al ajillo

Conejo al ajillo
Esta receta contiene sulfitos
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
5 votos
Tiempo de preparación
45 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

¡El conejo al ajillo es un plato para chuparse los dedos! Y nunca mejor dicho, porque lo ideal es comer las tajadas de conejo con las manos. Ya sabes el dicho: le gusta más (lo que sea, los coches, el tenis, el sexo, etc.)  que comer con las manos. Por algo será…

La carne de conejo, catalogada como perteneciente a las carnes blancas, es muy baja en grasas, tiene pocas calorías, pero es muy nutriente debido a su alto contenido en proteínas, además  aporta vitamina B12, por lo que resulta especialmente saludable. Así, su consumo es recomendable en las dietas infantiles, para mujeres embarazadas y también para personas con alto nivel de colesterol.

Por eso hoy vamos a preparar un exquisito conejo al ajillo como plato fuerte.

Veamos los pasos recomendados para su correcta preparación:

Cómo hacer conejo al ajillo:

  1. Salpimentamos generosamente el conejo previamente troceado, que no quede pobre de sal ni pimienta, procurando voltearlo para hacer un sazonado homogéneo.
  2. Echamos un buen chorro de aceite en una sartén, añadimos el conejo y lo ponemos a dorar.
  3. Cuando esté dorado retiramos y reservamos.
  4. En el mismo aceite de la sartén, doramos 3 de los ajos, previamente picados muy finos, poniendo el cuarto entero y pelado. Éste último lo retiraremos cuando esté dorado, para preparar un majado en un mortero.
  5. Incluimos el romero en el mortero junto con el ajo reservado y un chorro de vinagre de jerez, lo machacamos y así conseguimos el majado deseado.
  6. A continuación, volvemos a poner el conejo en la sartén con los ajos, y añadimos el vino.
  7. Ponemos a fuego fuerte hasta evaporar el alcohol, unos 3 minutos.
  8. Después incluimos el majado, mezclamos todo con una cuchara para que se integre bien todo el conjunto con la salsa y dejamos a fuego lento unos 20 minutos más, para terminar la cocción: los primeros 10 minutos tapado para que se queden dentro los jugos y la carne quede en su punto, y luego destapamos para que la salsa tome la consistencia indicada, más bien untuosa, espesa.
  9. Antes de servir verificamos el punto de sal, añadiendo en su caso si fuere menester.

¡Listo! Enhorabuena, has cocinado un delicioso conejo al ajillo. Si quieres triunfar del todo, puedes acompañar con unas patatas baby asadas y luego salteadas con mantequilla,  espolvoreando con perejil. También lo podéis acompañar con unas riquísimas patatas a la importancia, o con un espectacular gratin dauphinois, o con estas buenas patatas gajo con ajo y parmesano. Te van a felicitar por el excelente plato que has elaborado. Rico, barato y muy resultón.

El conejo al ajillo se puede complementar con casi cualquier bebida: casa bien con agua, con cerveza, vino tinto e incluso blanco seco. Hasta con rosado.

El truco: Cuando vayas a comprar el conejo a tu proveedor de confianza dile que incluya la asadura. Incrementarás el sabor del plato si la salteas en el mismo aceite y lo añades al majado.

Podrías sustituir el vinagre por zumo de limón.  

Alérgenos:

No contiene sustancias especialmente peligrosas para los alérgicos, sólo los sulfitos contenidos en la pequeña cantidad de vino añadida, que podría sustituirse por vinagre.

Julia Gaitán
Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.