Carpaccio de ternera

Carpaccio de ternera
Esta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Tiempo de preparación
120 minutos
Número de raciones
2 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

El paso más importante para hacer carpaccio de ternera es empezar con la carne ligeramente congelada, facilitando el corte en lonchas finas.

Ni que decir tiene, que cuanta mejor sea la carne que hayamos comprado, mejor sabor tendrá nuestro carpaccio y mas tierno estará.

Usar un buen cuchillo también es muy importante para conseguir unas lonchas finas.

A continuación te contamos los pasos para preparar un delicioso carpaccio de ternera. Verás que el proceso es muy sencillo,.

Cómo hacer carpaccio de ternera

  1. Mete el solomillo de ternera en el congelador para que se enfríe bien. La carne es más fácil de cortar finamente si se ha congelado de esta manera. El tiempo que debe permanecer en el congelador dependerá de tu congelador y del tamaño del solomillo. Debe quedar muy fría pero no congelada en forma sólida.
  2. Una vez que la carne esté bien fría, usa un buen cuchillo para cortarla en trozos muy muy finos. Para saber si estamos haciendo un buen corte, un buen truco es coger la loncha mirar a través de ella, y comprobar que sea traslúcida.
  3. Una vez que tengas cortadas todas las lonchas del solomillo en el plato frío, puedes añadir los acompañantes. Aquí puedes dar rienda suelta a tu imaginación.
  4. Añade alcaparras, sal marina, pimienta molida, rúcula, un pequeño chorrito de aceite y otro de vinagre de vino tinto, en cantidades a tu gusto. También le puedes añadir queso parmesano, que le dará un toque muy rico.

Así de fácil, ya tienes listo tu carpaccio de ternera para comer inmediatamente.

Yael Nadelar
Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.