Calamares a la romana

Calamares a la romana
Esta receta contiene pescado
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Tiempo de preparación
45 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Aperitivo, tapa, bocadillo o plato principal. Pocas recetas nos van a dar tantas posibilidades. Muy fácil de hacer, no demasiado laborioso, pero siempre apetecible, los calamares a la romana, también denominados rabas en el norte de España, no destacan por su valor energético elevado, pero sí aportan muchas proteínas, por lo que es especialmente recomendable para deportistas. ¡¡Y a nosotros nos encantan!!

La base fundamental para hacer unos buenos calamares a la romana es escoger muy bien el producto base: los calamares. Aunque parezca de Perogrullo, es vital, ya que es harto frecuente que nos vendan sucedáneos por calamares de verdad, como las anillas de pota, etc.

Elaboración de los calamares a la romana:

  1. Limpiamos los calamares, sacando los tentáculos y las aletas, quitando la primera capa de color beige.  Les “damos la vuelta” (como a una camiseta) y los pasamos por el grifo de agua fría, que queden bien limpios.
  2. Los depositamos en un papel de cocina absorbente para que se sequen.
  3. Una vez bien secos los cortamos en anillas en una tabla de cortar, con grosor a nuestro gusto (nosotros los preferimos más bien finas).  Los salamos.
  4. Ponemos la harina en un plato y vamos enharinado los calamares y, antes de reservar, los pasamos por un tamizador (o bien un colador) para eliminar el exceso de harina.
  5. Ponemos aceite abundante en una sartén, con fuego fuerte, y los freímos. Vamos depositando en una fuente cubierta con papel de cocina, que absorba el aceite sobrante.

Ya tenemos nuestros sabrosos calamares a la romana. Servimos en el plato directamente acompañado con unas rodajas de limón. Se complementaría también muy bien con una salsa tártara, una mayonesa casera o un ali-oli. O bien poner directamente sobre el pan y comernos un riquísimo bocadillo de calamares, típicamente madrileño.

Como plato principal lo podríamos acompañar con una sencilla ensalada de lechuga y cebolleta.

La mejor bebida para complementar este plato es una buena cerveza bien tirada, o un vino blanco con aguja; si no tomas alcohol, agua con o sin gas, sabor neutro, nada de tónica ni gaseosa.

El truco: para no complicarnos mucho la vida, mejor encargamos a nuestro pescadero que nos prepare los calamares ya limpios y en anillas, aunque es muy importante que sea un pescadero de confianza, no nos dé gato por liebre (pota por calamar).  

Alérgenos:

Para los alérgicos: abstenerse los intolerantes al pescado. Una pena, que se pierdan esta delicia.

Julia Gaitán
Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.