Almejas a la marinera

Almejas a la marinera
Esta receta contiene glutenEsta receta contiene moluscosEsta receta contiene sulfitos
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Tiempo de preparación
90 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy vamos a preparar unas ricas almejas a la marinera.

En primer lugar debemos seleccionar bien el producto que vamos a cocinar, en este caso las almejas. Para hacer unas buenas almejas a la marinera pueden valer cualquiera de sus variedades, aunque para la marinera recomendamos la almeja fina, algo más cara que la babosa o la japónica. En nuestro caso hemos elegido ésta última por una cuestión de vistosidad.

Cómo hacer almejas a la marinera

  1. Lo más importante es dejarlas previamente en agua con sal gorda, durante al menos una hora, pues aunque ya vengan depuradas del mercado siempre pueden traer restos de arena. Añadir la sal es importante para retornar a las almejas a su hábitat natural.
  2. Mientras están en remojo, el siguiente paso en la elaboración de las almejas a la marinera, sería ir preparando la salsa, para lo cual picamos primero la cebolla finamente.
  3. La ponemos en una olla y vamos pochando la cebolla, a fuego lentito, con una pizca de sal para que vaya soltando su agua.
  4. A continuación añadimos el ajo previamente picado y removemos, dejando que se dore un poco pero sin dejar que la cebolla o el ajo se peguen, pues saldría una salsa muy amarga. Como opción podríamos usar chalota en vez de ajo, que es un producto entre la cebolla y el ajo, muy usado en la cocina francesa, y que cuadra muy bien con las almejas a la marinera.
  5. Añadimos la cucharadita de harina y lo rehogamos un poco para que la harina no sepa a crudo, removiendo suavemente.
  6. Echamos el vino blanco y dejamos reducir el alcohol (que se evapore), siempre a fuego lento. Hemos usado verdejo de Rueda, pero también podríamos utilizar un chacolí u otro vino blanco seco, propio de cada lugar.
  7. Luego añadimos el caldo de pescado: si queremos que la salsa salga más espesa podremos menos caldo, al gusto de cada uno.
  8. Escurrimos las almejas, pasándolas por el grifo de agua fría con un colador y las echamos en el recipiente de la salsa. Las almejas deben estar cerradas, si hay alguna abierta la retiraremos, podría estar en malas condiciones. Este es el momento más importante de la elaboración, ahora debemos estar muy pendientes, la cocción debe ser mínima, pues en cuanto empiezan a abrir las conchas hay que retirarlo del fuego. Ojo, si ahora ha quedado alguna almeja cerrada, retirar también.

Ya tenemos nuestras almejas a la marinera listas para comer. Cuando sirvamos en el plato espolvorearemos el perejil recién picado para que mantenga bien su clorofila y su sabor.

Esta receta sería igualmente válida para preparar chirlas o berberechos.

A disfrutar, acompañado con un buen verdejo, ribeiro o albariño. Y como complemento, las almejas a la marinera casan muy bien con una buena tortilla de patatas.

Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.