Leche vegetal casera: almendras, sésamo, avena y avellanas

Leche vegetal casera: almendras, sésamo, avena y avellanas
Esta receta contiene frutos de cáscaraEsta receta contiene sésamo
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
6 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
15 minutos
Número de raciones
5 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

  • 1 taza de avellanas crudas
  • 1 taza de almendras crudas
  • 1 taza de copos de avena
  • 1 taza de sésamo negro
  • Agua
  • Aceite de coco o girasol
  • Pellizco de sal
  • Sirope de agave u otro endulzante (opcional)

Hoy os traemos no una sino cuatro versiones diferentes de leche vegetal. Existen tantas bebidas vegetales como frutos secos, cereales o semillas queramos usar. Así que, tomad nota de las instrucciones para elaborar vuestra propia leche vegetal casera con lo que más os guste: cáñamo, anacardos, pistachos, quinoa, chufa…

¿Lo mejor? Son fáciles de hacer, más baratas que las envasadas y cuidamos de los animales, del medio ambiente y de nuestra salud.

Además podéis saborizarlas con diferentes ingredientes como cacao (que funciona genial con la leche de avellanas), canela, cáscara de limón o naranja, cúrcuma, vainilla… Asimismo podéis dejarlas con su sabor original para usarlas en recetas tanto saladas como dulces. Nosotros os proponemos usar vuestra leche vegetal para elaborar pudin de chía, helados como estos polos de melocotón, batidos como el smoothie bowl de frutos rojos, o servirla con nuestra deliciosa granola casera.

Cómo hacer leche vegetal casera:

En concreto: cómo hacer leche de almendras, leche de avena, leche de avellanas y leche de sésamo negro. Necesitaremos una batidora, cuencos,  botellas o tarros para guardar las leches, y una tela fina (trapo limpio, muselina, o bolsa para hacer leches vegetales).

La proporción de agua sería 3-4 tazas por cada taza de fruto seco o semilla. Podéis añadir sirope de agave al gusto. Una cucharadita de aceite de coco o girasol mejora la textura y ayuda a la absorción de algunas vitaminas liposolubles.

  1. La noche anterior a elaborar nuestra leche vegetal pondremos a remojo el ingrediente que vayamos a usar. Este proceso se llama activación y hace que los frutos secos sean más fáciles de triturar, digerir, y sepan mejor. En el caso de la avena, solo remojar una hora.
  2. Transcurrido el tiempo en remojo, escurrir y aclarar nuestro ingrediente base.
  3. Triturar varios minutos junto al agua, que añadiremos poco a poco, un pellizco de sal y el aceite.
  4. Colar a través de nuestra tela. Estrujar y exprimir para obtener la mayor cantidad de líquido posible.
  5. Prueba tu bebida vegetal y decide si quieres endulzarla, aligerarla, saborizarla… Guárdala en un recipiente en la nevera un máximo de 3-4 días.

Las leches vegetales suelen separarse en estratos al reposar: agítalas antes de usar. No debemos sobrecalentarlas, ni hervirlas ya que se cortarán. Guarda la pulpa sobrante en el congelador, ¡os contaremos cómo usarla en otras elaboraciones!

¿Por qué tomar leche vegetal?

Las leches vegetales son una excelente opción si queremos cuidar a los animales, al medio ambiente, pero sobretodo para nutrir nuestro cuerpo de la mejor forma posible.

El ser humano es el único mamífero que toma leche, distinta a la de su especie, después de ser destetado. Por este motivo gran número de personas acaban desarrollando intolerancia a la lactosa. Incluso sin ser alérgico a la leche, el consumo de esta puede tener consecuencias negativas para nuestra salud. En ocasiones al beberla ingerimos las hormonas y antibióticos presentes en los cuerpos de vacas, ovejas…

Muchas empresas de la industria láctea tiene procedimientos que conllevan un terrible maltrato animal. Las vacas son inseminadas artificialmente para seguir produciendo leche. Los terneros son separados de sus madres poco después de nacer, y alimentados con sustitutos lácteos artificiales que les causan anemia.

Además, el impacto ambiental de los lácteos es altísimo: se contaminan aguas con el estiércol, aumenta la toxicidad del suelo (por el uso de pesticidas y fertilizantes), las emisiones de metano contribuyen al cambio climático…

Si te animas a introducir la leche vegetal en tu alimentación estarás ayudando a reducir el cambio climático, y a mejorar tu bienestar personal. Elige tu favorita y ¡a beber!

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.