Piruletas de jamón y queso con hojaldre

Piruletas de jamón y queso con hojaldre
Esta receta contiene glutenEsta receta contiene huevoEsta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
16 votos
Cargando…

Información:

Ingredientes:

  • 1 lámina rectangular de hojaldre fresco (aunque siempre lo podemos hacer casero)
  • 9 lonchas de queso Mozzarella
  • 9 lonchas de jamón o pavo
  • 1 huevo
  • Palitos de brochetas

Hoy os queremos enseñar cómo hacer piruletas de jamón y queso con hojaldre, una manera de cocinar muy divertida y que además de encantarles a los peques, los mayores no podrán resistirse.

Recordar sacar el hojaldre de la nevera unos 15 minutos antes de ponernos a cocinar ya que así el hojaldre habrá cogido la temperatura adecuada para ser manejado con facilidad.

El relleno será de jamón y queso, pero podéis rellenarlo de cualquier cosa como sobrasada, bacon con queso, nutella para postres o simplemente con diferentes quesos. También se le puede añadir especias y semillas de sésamo. ¡Hay multitud de opciones!

Elaboración de las piruletas de jamón y queso con hojaldre:

  1. Precalentamos el horno a 200ºC
  2. Cuando saquemos el hojaldre del paquete veremos que viene con un papel enrollado, éste papel no lo vamos a tirar, lo aprovecharemos para ponerlo en la bandeja del horno.
  3. Cuando tengamos la lámina extendida podemos hacerla un poquito más grande con la ayuda de un rodillo.
  4. Añadimos primero las lonchas de queso intentando dejar un poquito de espacio por los márgenes para que a la hora de enrollarlo no sobresalga el queso, después pondremos encima el jamón o el pavo.
  5. Procedemos a enrollar apretando bien para que después no se despegue mucho y no haya muchos huecos, también para que cuando lo cortemos sea más fácil.
  6. Una vez enrollado cogemos los palitos de brocheta y los pinchamos más o menos con un cm de distancia, después con un cuchillo de los grandes haremos un corte por la mitad entre dos palitos. Es importante que hagamos el corte hasta el final para que la masa no se rompa ya que se pegará un poco al cuchillo.
  7. Las repartimos en la bandeja sin que se toquen, si los palos son muy largos podemos partirlos por la mitad.
  8. Batimos el huevo y con un pincel lo barnizamos bien, después metemos la bandeja en el horno y dejamos cocinar 20 minutos hasta que el el hojaldre y el queso se empiecen a dorar.

Como mejor saben es recién hechas pero también se pueden comer templadas.

Truco, para que los palitos de brocheta no se quemen en el horno los mojaremos en agua antes de pincharlos en el rollo.

Esperamos que os haya gustado muchísimo nuestra receta, si queréis podéis compartir con nosotras cómo os han salido. Os invitamos a que nos dejéis comentarios o subir fotos a las redes sociales con el hashtag #crujienteyaldente

 

Información nutricional

Por cada 100 gramos esta receta contiene:

277,6
Energía (Kcal)
12,75
Hidratos de carbono (g)
17,92
Grasas totales (g)
16,2
Proteínas (g)
0,28
Fibra (g)

*La información nutricional facilitada ha sido elaborada por la dietista-nutricionista Bárbara Hernández Rodríguez. Los valores nutricionales de cada receta pueden variar en función de las cantidades de los ingredientes, el modo de preparación así como las fuentes de aprovisionamiento.

Cantidad por 100 gramos
Calorías 277,6 Kcal
Grasas totales 17,92 g
Ácidos grasos saturados 60,3 g
Ácidos grasos poliinsaturados 5,19 g
Ácidos grasos monoinsaturados 5,13 g
Colesterol 89,2 mg
Sodio 526,3 mg
Hidratos de carbono 12,75 g
Fibra 0,28 g
Azúcares 4,38 g
Proteínas 16,2 g

*La información nutricional facilitada ha sido elaborada por la dietista-nutricionista Bárbara Hernández Rodríguez. Los valores nutricionales de cada receta pueden variar en función de las cantidades de los ingredientes, el modo de preparación así como las fuentes de aprovisionamiento.

Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, Yael aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.