Croquetas de bacalao

Croquetas de bacalao
Esta receta contiene glutenEsta receta contiene huevoEsta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Tiempo de preparación
70 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

En nuestra línea habitual de cocina casera hoy vamos a preparar unas sabrosas croquetas de bacalao. Un plato exquisito para todo el mundo, fácil de elaborar aunque un tanto trabajoso, con un tiempo estimado de elaboración total de una hora, aparte de los paréntesis de reposo y enfriamiento.

Si amas las croquetas tanto como nosotros, no te puedes perder nuestras recetas de croquetas de boletus y trufa, croquetas de jamón, o nuestras croquetas de pollo y maíz.

Elaboración de las croquetas de bacalao:

  1. Lo primero y muy importante en la preparación de las croquetas de bacalao es el proceso de desalado. Para ello ponemos en agua fría el bacalao durante mínimo 24 horas, cambiando 2 ó 3 veces el agua, dependiendo del grosor del mismo. También podríamos usar migas, que ya vienen desaladas, fácilmente localizables en los supermercados.
  2. Una vez desalado, lo secamos y desmigamos, quitando pieles y espinas.
  3. Ponemos una cucharada de aceite y la mantequilla en una cazuela y calentamos a fuego lento, añadiendo las chalotas y la cebolla, ambas bien picadas y dejándolo pochar hasta que ambos ingredientes se ablanden sin que lleguen a tomar color.
  4. Agregamos el bacalao previamente desmigado; removemos durante 2 ó 3 minutos; espolvoreamos la harina, dejando que tome un poco ce color; añadimos poco a poco la leche tibia, revolviendo fuertemente con una varilla de cocina para evitar grumos, hasta terminar el litro de leche; mantenemos durante mínimo 5 minutos la bechamel moviendo enérgicamente para que no se hagan grumos, y que no quede muy espesa ni muy líquida. Cuanto más tiempo empleemos en esta operación más rica nos saldrá la bechamel, lo ideal sería hacerlo durante 10 ó 15 minutos.
  5. Una vez hecha la bechamel vertemos en una fuente y, para evitar la típica capa dura y seca que suele quedar en la superficie, envolvemos con film transparente junto con el plato antes de meter en la nevera.
  6. Dejamos enfriar como mínimo 24 horas.
  7. Al día siguiente, con la pasta ya dura, moldeamos las croquetas, pasándolas por huevo y pan rallado, por ese orden. Si queremos que queden más consistentes, volvemos a hacer la misma operación: otra vez pasarlas por el huevo y el pan rallado.
  8. Ya solo falta freír las croquetas, para lo cual las ponemos en la sartén con el aceite muy caliente, dejándolas hasta que se doren. Al sacarlas, no olvidemos dejarlas reposar en un plato con papel absorbente para que no queden grasientas.

Ya están listas. Puedes acompañarlas con una ligera ensalada de escarola con ajito frito.

Truco para que lo sepáis: el bacalao, una vez desalado, se puede congelar, por lo que podéis tomar las cantidades justas que necesitéis en cada ocasión.

Nota para los alérgicos:

Esta receta de croquetas de bacalao lleva harina de trigo y pan rallado (aunque se podría sustituir  por harina de garbanzo o harina y pan sin gluten), mantequilla y leche, que habría que sustituir por compuestos sin lactosa para los alérgicos a la misma; y huevo, en cuyo caso podríamos rebozar solo con el pan rallado o añadiendo en su lugar bebidas vegetales (almendra, soja, arroz, etc.).

Esta receta sería válida para otros ingredientes en lugar del bacalao: jamón, salmón, chorizo, morcilla, etc.

Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.