Rollitos de primavera caseros

Rollitos de primavera caseros
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Tiempo de preparación
40 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

¿Crees que son difíciles de preparar los rollitos de primavera en casa? Nada de eso, sigue leyendo y te convencerás. ¡Vamos!

Con esta sencilla receta de hoy vamos a ayudarte a preparar de manera fácil unos deliciosos rollitos de primavera, con los que darás la campanada.

Cómo hacer rollitos de primavera caseros:

  1. Lo primero que hacemos es cortar las hojas de col (o repollo), el pimiento verde, el puerro y la cebolla en juliana; rallamos la zanahoria y reservamos.
  2. Ponemos a fuego medio una sartén honda tipo wok (en caso de no tener uno de éstos) con un par de cucharadas de aceite de oliva virgen y salteamos la carne picada. Reservamos.
  3. En la misma sartén donde hemos rehogado la carne añadimos las verduras, ya cortadas, y las salteamos durante 3 ó 4 minutos.
  4. Incorporamos los brotes de soja junto con la carne picada y un par de cucharadas de salsa de soja, dejando a fuego fuerte un par de minutos y retiramos.
  5. Ahora, es importante escurrir bien el relleno que hemos preparado, pues en caso contrario nos resultará imposible liar los rollitos. Para ello podemos usar un colador y dejar reposar unos minutos.
  6. Para elaborar los rollitos, ponemos las láminas de pasta de manera extendida y depositamos el relleno suficiente en cada una (no más de 2 cucharadas por cada una), los enrollamos y, para pegarlos, usamos huevo batido, que evitará que se abran.
  7. Por último, procedemos a freír los rollitos en otra sartén, con aceite abundante y bien caliente, dejando dorar, con cuidado de que no se quemen.
  8. Una vez fritos, los vamos sacando y depositando en una fuente con papel de cocina, que absorba el aceite sobrante.

Los rollitos de primavera debemos servirlos como plato caliente. Generalmente se complementa con salsa agridulce, o también son salsa de soja o salsa picante. Constituye un entrante idóneo para un segundo plato tanto de carne como de pescado, como por ejemplo un rico pollo con almendras, un escalope milanesa, un chop suey casero, un plato de cerdo agridulce, una lubina a la espalda, o un besugo al horno, incluso con un delicioso risotto casero. Combina con todo.

Y para beber, vino blanco de aguja, tinto joven o, por qué no, cerveza china.

El truco:

  • Las masas filo o de pasta fina china son muy delicadas y, una vez abierto el paquete, se secan y agrietan muy rápidamente, por lo que debemos tapar con un paño húmedo según vamos trabajando con ellas.
  • No es necesario añadir sal, ya que la soja aportará la salinidad suficiente.
  • Si no se consumen en su totalidad, o incluso decidimos modificar las cantidades y hacer en mayor proporción, podemos congelar los sobrantes (antes de freír) en bolsas de congelar.
  • Opcionalmente, en vez de freír podríamos hornear, a 220º durante 10 a 15 minutos.
  • También podemos elaborar los rollitos con carne de pavo o de pollo. Incluso sin carne, sólo verduras, de esta forma los haríamos rollitos de primavera veganos, o rollitos vegetarianos.
  • Para el sellado podríamos sustituir el huevo por harina con agua.

Alérgenos:

Para los celiacos emplearemos pasta específica sin gluten.

Julia Gaitán
Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.