Quesadillas de pollo al estilo tejano

Quesadillas de pollo al estilo tejano
Esta receta contiene gluten
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
4 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
25 minutos
Número de raciones
2 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy vamos a hacer una quesadillas de pollo, o como le hemos llamado, una quesadilla tejana. La hemos bautizado con ese nombre ya que tiene un toque americano y un punto picante. ¿Os suena bien?

La quesadilla es un plato típico mexicano, cuya tortilla puede ser de maíz o de trigo (en España solemos prepararlas de trigo). Tradicionalmente se prepara en un comal, que es como una plancha redonda, donde ponen múltiples tortillas a la vez.

La quesadilla se puede comer doblada, o poner una sobre otra y el relleno en medio. El ingrediente básico de toda quesadilla es el queso, siendo a veces el único ingrediente. Pero las quesadillas aceptan gran variedad de ingredientes, generalmente de carnes y verduras.

Nosotros hoy le vamos a poner pollo como ingrediente principal, acompañado de cebolla, pimiento verde y salsa brava. Y por supuesto que no puede faltar el queso. ¡Acompaña estas quesadillas de pollo con un poco de guacamole casero! ¡Se te hará la boca agua!

Cómo hacer quesadillas de pollo:

Preparación del relleno:

  1. Preparamos nuestro espacio de trabajo, y cogemos una tabla de cortar y un buen cuchillo.
  2. Lavamos el pimiento, y lo cortamos en tiras finas. Después pelamos la cebolla y la cortamos en juliana.
  3. En una sartén, echamos un chorro de aceite de oliva, y vamos salteando la cebolla y el pimiento a fuego medio.
  4. Mientras se hacen un poco las verduras, lavamos el pollo, y lo secamos bien, para que no nos salte el aceite.
  5. Lo cortamos en dados, salpimentamos generosamente, y lo añadimos a la sartén. El pollo tiene que quedar bien dorado. Es uno de los secretos de esta receta. Movemos de vez en cuando para que no se nos quemen las verduras.
  6. Cuando lo tengamos listo lo reservamos.

Preparación de las tortillas:

  1. Para calentarlas y tostarlas un poco, vamos a coger una sartén que tenga aproximadamente el mismo diámetro que las tortillas.
  2. Ponemos la sartén a fuego medio, sin aceite ni nada, y colocamos una tortilla.
  3. Cuando la sartén coja calor, vamos a ir girando la tortilla rápidamente con los dedos, y después le damos la vuelta. La dejamos aproximadamente 1 minuto por cada lado.
  4. Luego sacamos esta tortilla y ponemos otra. Hay que hacerlas una a una.

Montaje de las quesadillas de pollo:

  1. Aquí tenéis un truco para irla montando según vamos calentando las tortillas. ¡Atentos!
  2. Empezamos como con la primera, la hacemos por un lado, y la giramos.
  3. Al darle la vuelta, pondremos el queso sobre la tortilla, para que se vaya derritiendo.
  4. Encima del queso colocaremos el relleno del pollo que habíamos reservado. ¡Debemos ser ágiles en este paso! Así evitaremos que la tortilla de abajo se queme.
  5. Añadimos unas gotas de salsa brava, opcional, y la cantidad depende de vuestro gusto.
  6. Seguidamente, colocamos encima la primera tortilla preparada.
  7. Por último, sacamos nuestras quesadillas de pollo de la sartén con una espátula, y con mucho cuidado para que no se desarme.
  8. Et voilà! Ya tenemos nuestra quesadilla tostada y lista para devorar.

A la hora de servirla, podemos cortarla como si de una pizza se tratase para disfrutarla más cómodamente.

Si queréis preparar otras quesadillas de pollo recordad que sólo necesitamos queso, el relleno y dos tortillas para formar una deliciosa quesadilla. ¿Facilísimo, verdad?

¡Recordad que podéis quitarle o agregarle el ingrediente que queráis! Le podéis añadir espinacas, bacon, brócoli, champiñones, aguacate, carne, jamón… dejad volar la imaginación.

Recomendamos una quesadilla por persona.

¡Qué las disfrutéis!

Elena Gimeno

Elena se licenció en historia del arte y después se especializó en fotografía. Se define como: fotógrafa, amante de la cocina y viajera empedernida.
Ahora dedica buena parte del año a viajar por el mundo y unir las tres facetas.