Pimientos rellenos de bacalao

Pimientos rellenos de bacalao
Esta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
45 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy vamos a preparar una receta tradicional, y deliciosa para disfrutar en cualquier momento, ya sea en la comida o en la cena, o para compartir con amigos. Hoy nos ponemos manos al mandil con unos maravillosos pimientos rellenos de bacalao.

La receta de pimientos rellenos es conocida en todo el mundo, recibiendo así diferentes nombres. En México encontramos el chile relleno, o los jalapeños fritos, un plato para mí gusto, demasiado picante. Estados Unidos tiene los llamados stuffed peppers, que suelen ir rellenos de carne picada, arroz, huevo, queso… En España tenemos los pimientos rellenos de un montón de cosas, como gambas, tortilla, morcilla, txangurro, carne… ¿Todavía no has probado todas las variedades?

Si os gusta integrar los pimientos a vuestra dieta, no podéis dejar de probar esta deliciosa muhammara, un paté vegetal de pimiento y nueces, o este empedrat de alubias blancas, o esta sencilla escalivada de verduras, o esta espectacular empanada de atún, o gallega.

Cómo hacer pimientos rellenos de bacalao:

  1. Primero debemos limpiar la cebolla, para ello le quitamos las capas más pochas.
  2. Seguidamente, la cortamos en brunoise, en trocitos muy pequeños. Reservamos.
  3. Ahora cogemos el diente de ajo, lo pelamos, le quitamos la raíz, y lo picamos.
  4. Colocamos una sartén a fuego medio con un chorro de aceite de oliva.
  5. En cuanto esté caliente echamos la cebolla junto con el diente de ajo, y pochamos hasta que ambos ingredientes adquieran una textura transparente.
  6. Mientras, calentamos la leche para evitar que le salgan grumos a la bechamel. Aunque, podemos saltarnos este paso, utilizando leche fría sin dejar de remover en ningún momento.
  7. Cuando estén transparentes añadimos el bacalao desalado previamente desmigado. Removemos.
  8. Una vez esté todo bien integrado, incorporamos la harina, y mezclamos. Dejamos unos minutos, sin dejar de remover, para evitar que la harina se queme, pero quede cocinada.
  9. A continuación, para terminar de hacer la bechamel, o en este caso roux, añadimos la leche poco a poco sin parar de remover con unas varillas. Debemos procurar que nos quede un roux espeso, para que no se salga el relleno de los pimientos.
  10. Una vez tengamos la bechamel para los pimientos rellenos lista, la sacamos del fuego, y reservamos.
  11. Si queréis agregarle un poquito de perejil picado este es el momento. Removemos, y reservamos.
  12. Ahora toca ponerse manos a la obra con los pimientos. Cogemos una sartén con una gota de aceite, y la colocamos a un fuego medio.
  13. En cuanto esté caliente vamos pasando los pimientos escurridos, casi de uno en uno, para hacer vuelta, y vuelta. Cada pimiento tiene que estar más o menos 1 minutos en la sartén, 30 segundos por cada lado. Los reservamos en un plato a parte hasta que se enfríen.
  14. Una vez estén fríos los pimientos, los iremos rellenando. Podemos ayudarnos de una manga pastelera, o con una cucharita de postre ¡Como prefiráis!

Cómo servir los pimientos rellenos:

Hay varias formas de emplatar estos riquísimos pimientos del piquillo rellenos, aquí os proponemos dos de ellas:

  1. Una vez tengamos todos los pimientos rellenos podemos enharinarlos, pasarlos por huevo batido, y freírlos en aceite de girasol, o mezclando mitad de girasol, con mitad de oliva.
  2. También los podemos disfrutar tal cual. O, servirlos sobre un lecho de salsa de tomate, o con una bechamel ligera. Si os llama la atención, os aconsejo que trituréis un par de pimientos del piquillo sin rellenar en una bechamel ligera. Probamos, y en el caso de que sea necesario agregar uno más. Para darle el toque final, espolvoreamos con sal, como en nuestro caso sal negra en escamas.

¡Listo! ¡Ya podéis poneros las botas!

Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.