Patatas gajo con ajo y parmesano

Patatas gajo con ajo y parmesano
Esta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
26 votos
Tiempo de preparación
50 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy os traemos esta riquísima receta muy fácil de preparar y que te salvará en muchas ocasiones de esas cenas o comidas imprevistas y quedarás muy bien. Por eso os vamos a enseñar cómo hacer patatas gajo con ajo y parmesano.

A todos nos chiflan las patatas fritas, son muy sabrosas y es un alimento que nos encantaría poder comer todos los días, pero no debemos de abusar ya que tiene un alto contenido calórico, por eso hoy os enseñamos a cocinarlas de una manera más saludable.

Cocinaremos unas patatas en forma de gajo sin pelarlas pero recordar que todas las patatas se deben lavar, incluidas las orgánicas y las que vas a pelar. A lo mejor las patatas orgánicas no tienen químicos ni pesticidas, pero aun así estarán cubiertas de suciedad y bacterias.

Nosotras os recomendamos que intentéis ir a huertos coger todo este tipo de verduras y frutas, pero como nos suele pasar a todos por pereza o porque no disponemos de un huerto cerca de casa intentar ir a mercados y cómo última opción las del supermercado.

En cuanto al tamaño, para este tipo de aperitivos recomendamos que sean de tamaño mediana-grande.

Para escoger el queso parmesano, los que vienen de Italia nos gustan mucho, pero lo que más nos gusta es comprar el trozo de queso entero y rallarlo en casa. ¡Tiene mucho más sabor y dura más!

Elaboración de las patatas gajo con ajo y parmesano:

  1. Lo primero que vamos a hacer es precalentar el horno a 200ºC arriba y abajo. Recordar sacar la bandeja para que después no esté caliente y os queméis cuando vayáis a colocar las patatas.
  2. Lavamos y cortamos las patatas a lo largo. La mejor manera es cortarla por la mitad y cada mitad otra vez por la mitad y de esa mitad tenemos 3 gajos, con lo que de una patata tenemos que sacar 12 gajos.
  3. Metemos las patatas cortadas en un bowl y agregamos, la sal, la pimienta, el orégano, el ajo y el queso parmesano.
  4. Mezclamos bien todos los ingredientes con las manos hasta que estén todas las patatas bien impregnadas. 

    Otra opción es que mezcléis todos los ingredientes en una bolsa de bocadillo, la cerramos bien y agitamos para que se peguen a las patatas.

  5. Ponemos papel de horno en la bandeja y colocamos las patatas boca arriba de manera que la piel queda abajo. Ponemos un hilo de aceite por encima de todas las patatas y dejamos cocinar unos 40 minutos a 200ºC hasta que estén doraditas y bien tiernas.
  6. Mientras se hacen las patatas, cogemos unas ramitas de perejil y nos quedamos solo con las hojas. Lo picamos muy bien.
  7. Una vez saquemos las patatas del horno agregamos el perejil y lo espolvoreamos.

 

Puedes acompañarlas con salsas de muchos tipos, cómo nos gusta a nosotras es con una salsa agria o sour cream, te dejamos la receta aquí por si quieres prepararla ya que encontrarla en España es difícil.

Elaboración de la salsa agria o sour cream:

  1. En un recipiente ponemos la nata líquida o la crema de leche.
  2. Le añadimos el limón y empezamos a batir un poco. Queremos conseguir que la salsa espese y para ello el limón nos va a ayudar a espesar.
  3. Ponemos un pellizco de sal y seguiremos batiendo como si de una tortilla francesa se tratase hasta conseguir la textura. No desesperéis porque puede tardar un poco. Más o menos estaremos batiendo unos 5 minutos.
  4. Si hemos estado batiendo y nos hemos pasado de espesor, siempre podemos corregirlo añadiendo un poco de leche.
  5. Cuando ya tengamos la textura perfecta procederemos a meter en el nevera a que enfríe.
  6. Una manera de hacerla más rápido es coger un yogurt griego natural y añadirle el zumo de limón. La textura no será igual pero el sabor es muy parecido.

¡Listo! ¡Ya tenemos nuestras patatas gajo con ajo y parmesano y una deliciosa salsa agria o sour cream!

La salsa puede aguantar en la nevera más o menos una semana. Si la queréis tener hecha y a mano, siempre la podéis congelar. Es una salsa muy fácil de preparar y muy rápida así que podremos hacerla siempre que queramos sin complicarnos demasiado.

Podéis utilizar las patatas gajo como acompañamiento de otros platos, como por ejemplo este delicioso secreto de cerdo ibérico.

Os animamos a que preparéis en casa esta delicia y nos compartáis como os han salido con el hashtag #crujienteyaldente al igual que si tenéis alguna duda podéis dejarla en los comentarios y os contestaremos lo más rápido posible. ¡Prometido!

Información nutricional

Por cada 100 gramos esta receta contiene:

149,3
Energía (Kcal)
8,9
Hidratos de carbono (g)
11,2
Grasas totales (g)
2,5
Proteínas (g)
0,33
Fibra (g)

*La información nutricional facilitada ha sido elaborada por la dietista-nutricionista Bárbara Hernández Rodríguez. Los valores nutricionales de cada receta pueden variar en función de las cantidades de los ingredientes, el modo de preparación así como las fuentes de aprovisionamiento.

Cantidad por 100 gramos
Calorías 149,3 Kcal
Grasas totales 11,2 g
Ácidos grasos saturados 5,21 g
Ácidos grasos poliinsaturados 0,57 g
Ácidos grasos monoinsaturados 4,32 g
Colesterol 26,9 mg
Sodio 117,2 mg
Hidratos de carbono 8,9 g
Fibra 0,33 g
Azúcares 1,35 g
Proteínas 2,5 g

*La información nutricional facilitada ha sido elaborada por la dietista-nutricionista Bárbara Hernández Rodríguez. Los valores nutricionales de cada receta pueden variar en función de las cantidades de los ingredientes, el modo de preparación así como las fuentes de aprovisionamiento.

Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.