Mermelada de cebolla

Mermelada de cebolla
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Tiempo de preparación
60 minutos
Número de raciones
2 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

¿A quién no le gusta desayunar con una deliciosa, casera y suave mermelada untada en una tostada? Pues bien, hoy vamos a hacer una mermelada de cebolla casera. Si, si, has leído bien, de cebolla. Una receta con la que puedes desayunar, además de condimentar una infinidad de platos, y alegrar otros muchos.

¿Sabéis la cantidad de usos que le podéis dar? Podemos agregar esta rica mermelada en casi cualquier plato de carne, o, probadla untada en un sándwich de queso a la plancha, o para un sin fin de aperitivos, como unas tostas de queso de cabra y por encima nuestra rica mermelada casera.

También, podríamos quitarle la tapa a un queso brie, ponerle nuestra mermelada, volver a colocar la tapa, envolverlo en hojaldre y terminarlo en el horno. ¡Simplemente delicioso! Asimismo, podemos darle un toque diferente a la tradicional receta de tortilla de patatas, y prepararla con cebolla caramelizada, para ello debemos seguir la receta eliminando el vinagre balsámico.

Una receta poco común, muy sencilla, y con un montón de usos. ¿Te atreves a probarla?

Cómo hacer mermelada de cebolla:

  1. Para empezar a preparar nuestra exquisita mermelada de cebolla lo primero que debemos hacer es cortar en juliana muy fina las cebollas. Podemos emplear cebolla dulce, normal, o cebolla morada.
  2. A continuación, cogemos una sartén amplia o una cacerola, y la colocamos sobre un fuego medio. Una vez esté caliente, echamos la cebolla cortada finamente, la sal y el aceite. Removemos, tapamos, y bajamos a un fuego medio – bajo. La sal va a ayudar a la cebolla a soltar su propio jugo, y buscamos exactamente eso para que se empiece a caramelizar con su jugo.
  3. Observamos, y vamos removiendo de vez en cuando para que no se pegue, y hasta que la cebolla haya reducido mínimo a la mitad, sino más. Este proceso puede tardar de 30 – 60 minutos.
  4. Una vez haya transcurrido el tiempo y veamos que la cebolla ha cambiado de aspecto, agregamos el azúcar y el vinagre balsámico. Dejamos que se cocine, espese, y cree algo de almíbar. Si llegados a este punto nos apetece ponerle alguna especio o hierba, os animo a que la probéis con una ramita de tomillo, o romero, o bien que mezcléis estas dos.

¡Listo! Ya tenemos hecha la deliciosa y fácil mermelada de cebolla casera.

Tan sólo queda enfriarla para guardarla y conservarla. Podemos separarla en tarros pequeños y congelarla, de esta forma le podremos ir dando uso hasta 6 meses. Otra forma de envasarlo es agregando la mermelada caliente en un tarro, colocarle la tapa, y darle la vuelta hasta que se haya enfriado. Guardar en la nevera. También, podríamos usar el método de meter los tarros en una olla al baño maría para que se queden envasados al vacío. Hay un sin fin de posibilidades de conservación. ¿Cuál es tu preferida?

Yael Nadelar
Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.