Mejillones en escabeche

Mejillones en escabeche
Esta receta contiene moluscos
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Tiempo de preparación
45 minutos
Número de raciones
6 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Desde siempre te han encantado unos buenos mejillones en escabeche. Y te gustaría mucho poder prepararlos, pero piensas que es una labor complicada y fuera de tu alcance.

Pues no, nada más lejos de la realidad. Sigue detenidamente nuestra receta de mejillones en escabeche caseros que publicamos hoy, y verás que no es tan complicado, al revés, te resultará fácil y sumamente gratificante. El resultado será incluso mejor de lo que esperabas, pues os garantizo que estos mejillones en escabeche hechos en casa mejoran en sabor a los de conserva. Una excelente opción a los clásicos mejillones en salsa, manteniendo intactas todas las excelentes cualidades de este sabroso molusco.

Cómo hacer mejillones en escabeche caseros:

  1. Empezamos limpiando bien los mejillones, poniendo especial cuidado en quitar detenidamente las barbas y eliminando la suciedad en las conchas, pero sin volvernos locos (no hace falta dejarlos totalmente “pulcros”).
  2. Ponemos los mejillones en una olla grande y rellenamos con agua, hasta cubrirlos, añadiendo 5 ó 6 cucharadas de sal. Los dejamos depurar a temperatura ambiente, al menos durante 2 horas.
  3. A continuación, enjuagamos los mejillones con agua abundante, al grifo, tomando la precaución de desechar los que se hayan abierto.
  4. Ahora ponemos la misma olla a calentar a fuego fuerte, echando los mejillones junto con un vaso de agua, la mitad de las hojas de laurel, la piel de limón, y el vino blanco. Tapamos la olla.
  5. Cuando comience a hervir, bajamos el fuego y esperamos unos minutos hasta ver que los mejillones se van abriendo.
  6. Quitamos del fuego y esperamos unos instantes, que se enfríen ligeramente (para no quemarnos las manos). Vamos extrayendo la carne de los moluscos de sus cáscaras, desechando los que no se hayan abierto. Reservamos.
  7. Ponemos una sartén al fuego, con un par de cucharadas de aceite y los ajos pelados. Dejamos que se vayan dorando ligeramente, a fuego lento. Incorporamos el laurel restante, junto con el pimentón.
  8. Removemos a fuego bajo, solo unos instantes, con cuidado de que no se queme el pimentón, pues amargaría. Añadimos el vinagre, removemos y sacamos del fuego.
  9. Retiramos los ajos. Ya tenemos nuestro escabeche. Ahora lo vertemos sobre los mejillones, y dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Y ya está. Así de sencillo. Es aconsejable servirlos una vez se hayan enfriado, que tomen la temperatura del ambiente, que es cuando adoptan su gusto idóneo.

Los mejillones en escabeche constituyen un clásico y exquisito aperitivo de calidad, muy del estilo de unos boquerones en vinagre, o unas anchoas del cantábrico. Casan muy bien con las patatas fritas chips, y sería un entrante perfecto para un plato de cuchara tipo ajoarriero, potaje de garbanzos, verdinas con almejas o una sopa castellana.

Y como bebida ideal para complementar: una buena cerveza rubia tipo lager.

El truco:

  • Para limpiar los mejillones usaremos un estropajo tipo nanas (que emplearemos únicamente para ese fin), consiguiendo un óptimo resultado, y ahorrando un montón de tiempo.
  • Podemos conservar nuestros mejillones en escabeche unos días en el frigorífico. Cuando los saquemos, dejamos atemperar a temperatura ambiente y observaremos que ¡¡están aún más sabrosos!!

Alérgenos:

Abstenerse las personas sensibles a la ingesta de moluscos en general.

Julia Gaitán
Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.