Hummus de garbanzos

Hummus de garbanzos
Esta receta contiene sésamo
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
4 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
10 minutos
Número de raciones
4-6 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Lo más probable es que todos hayáis probado la receta de hoy. Hace años que el hummus de garbanzos es un básico en las reuniones con amigos. ¡Más aún si hay vegetarianos cerca! Se ha convertido en un entrante imprescindible en las cartas de muchos restaurantes, y no es de extrañar debido a su sencillez, su alto valor nutricional y a su bajo coste. Sin olvidar ese toque exótico y a la vez familiar que nos proporcionan algunas recetas procedentes de Oriente Medio.

No obstante, suele pasar que muchas personas elaboran una especie de hormigón en lugar de un hummus cremoso. Para que eso no te pase, hoy te enseñamos a preparar la receta definitiva. Sin fallos. Una receta que puedes adaptar a tus gustos en cuanto a cantidades de especias, pero con la que obtendrás una textura perfecta.

Tanto si eres fan de este tipo de patés como si estás familiarizándote con ellos, echa un vistazo a nuestro hummus de guisantes y menta fresca, al hummus de remolacha o a la muhammara de pimiento asado y nueces. Una selección de patés vegetales es un entrante maravilloso. Conquistarás a tus invitados por la vista, el olfato, el gusto… dejando una sensación agradable al tratarse de recetas saludables. Además, la mayoría pueden elaborarse con ingredientes que podemos tener en la despensa, la nevera o el congelador. Así que ¡no tienes excusa!

Cómo hacer hummus de garbanzos:

En esta ocasión hemos utilizado garbanzos pedrosillanos cocidos en casa, y en lugar de agua hemos usado líquido de su propia cocción. Un tarro de garbanzos cocidos funcionará igual de bien. Podéis elaborar vuestro propio tahini casero. Aunque, si no tenéis tiempo de tostar el sésamo ¡se puede hacer en crudo! Por cierto, esta semilla contiene más calcio que la leche de vaca.

  1. Si usamos garbanzos de bote, lo primero será lavarlos y escurrirlos en un colador.
  2. Introducimos en un procesador de alimentos o en el vaso de la batidora: los garbanzos, el diente de ajo (previamente quitaremos la raíz, o nervio), el tahini, el zumo de un limón, 1 cucharadita de comino en polvo, otra de sal, y 3 cucharadas soperas de AOVE.
  3. Empezamos a triturar, y poco a poco iremos vertiendo el agua. Si fuera necesario, añadir más, pero poco a poco para no pasarnos de líquido. La textura final tiene que ser similar a una mousse. Ligero pero que mantenga la forma.
  4. Rectifica la sal y el comino si quieres (a mí me gusta mucho y suelo ponerle más).
  5. Sirve la cantidad de hummus casero que desees en un cuenco, espolvorea un poco de pimentón ahumado por encima (puedes poner picante, sin pasarte) y añade un chorrito de aceite de oliva.

El hummus se conserva varios días en la nevera, y además puedes congelarlo. Acompáñalo de pan de pita, aceitunas de calidad, frutos secos e incluso unos nachos caseros.

Si quieres menú temático puedes preparar tu propio falafel. Este plato típico de Oriente Medio puede comerse a cualquier hora del día, como snack con crudités, después del gimnasio… incluso ¡como salsa para pasta!

Este paté vegetal es una excelente manera de consumir algunos productos que tal vez te cueste incluir en tu dieta. Te animamos a añadirle al hummus de garbanzo diferentes especias como la cúrcuma, que tiene propiedades antiinflamatorias y además lo teñirá de amarillo, o curry para un toque indio delicioso. También puedes probar a añadir un puñado generoso de espinacas crudas, que son sanísimas. O albahaca fresca para un hummus con saborcillo a pesto, pero con diferente aporte nutricional.

Anímate y elabora tu propio humus de garbanzo. Cuando veas lo fácil y versátil que es ¡no querrás separarte de él!

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.