Guacamole

Guacamole
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
4 votos
Tiempo de preparación
10 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy os vamos a enseñaros cómo hacer guacamole casero. Es una salsa que nos encanta, y además es muy versátil. Es perfecto para tomar como aperitivo con unos nachos. Aunque también podemos usarlo como acompañamiento de otras comidas mexicanas, como quesadillas o burritos o… con lo que tú quieras. Además es muy saludable, ya que es rico en omega3 (las grasas buenas) así que tenemos excusa para ponernos morados 😉

El origen de esta salsa está en CentroAmérica. La mitología precolombina nos cuenta una interesante leyenda: el dios Quetzalcoatl, de la cultura tolteca, le ofreció el guacamole a su pueblo, quienes lo extendieron a todo Mesoamérica.

Si te gustan tanto los aguacates como a nosotros no te puedes perder esta deliciosa receta de tartar de aguacate. ¡De chuparse los dedos!

Bien, vamos al grano.

Cómo hacer guacamole casero:

Nuestro ingrediente principal serán los aguacates, (o paltas, como las llaman en algunos países de Latinoamérica) Es muy importante elegir los que estén bien maduros. Cuando están maduros se ponen más oscuros, y sobretodo al tocarlos tienen que estar bien blanditos.

  1. Ok, ya tenemos nuestros aguacates elegidos. Lo que haremos será abrirlos por la mitad con un cuchillo, reservar el hueso (ya veréis para qué) y sacar la carne de los aguacates poco a poco con una cuchara, dejándola en la tabla de cortar.
  2. Con un tenedor, aplastaremos toda la carne del aguacate, hasta que quede todo como una masa. Si estaban en su punto no debería costar nada.
  3. Esto lo ponemos ya en el bol en el que vayamos a tomarlo, y le ponemos el hueso en el medio. El aguacate se oxida muy rápido al aire, y se echa a perder, pero si dejamos el hueso se conserva durante bastante más tiempo. Misterios del Universo.
  4. A nuestro aguacate le vamos a ir incorporando otros ingredientes. Primero el zumo de un limón exprimido, y un poco de sal. Ir probando y le ponéis la sal al gusto. Y removéis bien.
  5. Después cortamos un diente de ajo y lo picamos bien muy finito, lo añadimos a la mezcla y le echamos también un pelín de pimentón dulce y volvemos a remover.
  6. A nosotros nos gusta esta textura natural de machacar los ingredientes a mano, pero si veis que os han quedado trozos muy grandes o preferís una textura más suave, podéis pasarlo con la batidora. Esto es lo que los mexicanos llaman “aguamole” porque queda más líquida.
  7. Por último, cortamos en trocitos pequeños un poco de tomate natural y un poco de cebolla, y los echamos sobre nuestra salsa.

Hay muchas maneras de preparar guacamole. No está claro que haya una receta original, y las versiones varían de un país a otro. Ésta es una de las variantes que más nos gusta. Pero una vez hecha esta, podéis probar a incorporar otros ingredientes, como cilantro, pimienta, tabasco… La receta que más usan los mexicanos es un poco picante, cómo no; ellos lo hacen a base de aguacate y chile verde.

Como veis, hay muchos tipos de guacamole, pero es un plato muy fácil de hacer, y está buenísimo. Si no lo habíais hecho antes, os vais a volver adictos.

Elena Gimeno

Elena se licenció en historia del arte y después se especializó en fotografía. Se define como: fotógrafa, amante de la cocina y viajera empedernida.
Ahora dedica buena parte del año a viajar por el mundo y unir las tres facetas.