Fingers de queso

Fingers de queso
Esta receta contiene glutenEsta receta contiene huevoEsta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Tiempo de preparación
40 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Fáciles, caseros, y de chuparse los dedos, así son estos palitos de mozzarella, o fingers de queso. Hoy nos adentramos en el maravilloso mundo del queso. Como no podía ser de otra forma, os presentamos el mejor aperitivo para disfrutar en cualquier ocasión.

Vamos a preparar una receta que tienen multitud de versiones. Podemos sustituir, mezclar, o variar todos los ingredientes que vamos a emplear para hacer estos palitos de queso crujientes.

¿Nos ponemos manos a la obra?

Cómo hacer fingers de queso:

  1. Para empezar, debemos cortar el bloque de queso que hayamos escogido en tiras, no muy largas. Una vez lo tengamos listo lo dejamos reposando en el congelador hasta que vayamos a hacer uso de ellos.
  2. Cogemos un cuenco o bol, poco profundo, y echamos el pan rallado, el queso parmesano rallado, y las especias que hayamos elegido, en nuestro caso nos hemos decidido por una mezcla de especias italianas. Removemos hasta que se hayan combinado correctamente.
  3. Echamos la harina y la maicena en otro recipiente, mezclamos y reservamos.
  4. Cascamos los huevos en un plato hondo, agregamos las dos cucharadas de leche, y batimos con la ayuda de un tenedor o unas varillas de mano hasta que los ingredientes se hayan integrado bien.
  5. Es conveniente ir rebozando los palitos de queso crujientes a la vez. Empezamos enharinándolos, y quitándoles el exceso de esta.
  6. Posteriormente, pasamos los fingers por el huevo, y después por la mezcla de pan rallado.
  7. Tras haber sumergido los palitos de mozzarella por los tres cuencos repetimos el proceso pasándolos nuevamente por el huevo, y el pan rallado, así quedarán mucho más crujientes a la hora de freírlos.
  8. Una vez rebozados los dejamos reposando en el congelador hasta que estemos listos para freírlos, u hornearlos.
  9. Para freírlos prepararemos una sartén con dos dedos de aceite, y la colocamos sobre un fuego medio-bajo, hasta que adquiera una temperatura de más o menos 190 grados. Se aconseja freírlos de uno en uno, o de dos en dos, para que el aceite no pierda temperatura. Sabremos que debemos sacarlos cuando cojan un tono dorado por ambos lados. Los sacamos y los dejamos reposando sobre un papel de cocina para que suelte el exceso de aceite. Repetimos el proceso hasta haber terminado con todos los fingers de queso.
  10. Para preparar los palitos crujientes de queso al horno hay que tener en cuenta es posible que el queso se salga un poco, pero es normal. ¡Aún así el resultado es increíble! Precalentamos el horno a 200 grados. Disponemos los fingers de queso en una bandeja de horno y les echamos un chorrito de aceite por encima. Horneamos de 9 a 11 minutos, o hasta que adquieran un color dorado y el queso se haya derretido.

Podemos servirlos espolvoreando queso parmesano rallado por encima, y un poquito de perejil muy picado. Además, podemos acompañarlos con una salsa de tomate frito, una original salsa de foie, una salsa de mostaza, una mermelada de tomate, una mermelada de pimiento rojo o una rica salsa rosa, en la variedad está el gusto.

Como ya habéis visto es una receta súper sencilla para conseguir unos fingers de queso de 10, y así sorprender a los tuyos, o para disfrutar en soledad, la verdad, es que nunca es un mal momento para enquesarnos la vida.

Trucos:

  • Un gran truco es congelar previamente las tiras de queso antes de pasar al rebozado, de esta forma evitaremos que se salga el queso durante el cocinado.
  • Utiliza el queso en bloque que más te guste para prepararlos. Intentad que sea un queso que se funda fácilmente.
  • Podemos emplear casi cualquier rebozado. Si queréis obtener un resultado mucho más crujiente, sustituir el pan rallado por panko, doritos machacados, patatas fritas machacadas, masa filo
  • Presionar con cuidado el pan rallado sobre los distintos palitos de queso, o el rebozado que hayamos escogido, para evitar que el aceite llegue al queso, ya que sino están bien cubiertos este podría salirse.
  • Si vemos que nos hemos pasado preparando los palitos, podemos congelarlos una vez rebozados, antes de freírlos.
Yael Nadelar
Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.