Croquetas de chipirones en su tinta

Croquetas de chipirones en su tinta
Esta receta contiene glutenEsta receta contiene lactosaEsta receta contiene moluscos
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Tiempo de preparación
60 minutos
Número de raciones
6 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy vamos a dar un paso más en nuestra evolución culinaria aprovechando la comida que nos ha sobrado. Con ella vamos a preparar unas croquetas, aunque no las típicas croquetas de jamón. En esta ocasión vamos a preparar croquetas de chipirones en su tinta.

Una cualidad muy importante del buen cocinero es saber aprovechar el sobrante de las comidas preparadas del día anterior. Como por ejemplo la ropa vieja con la carne del cocido, o garbanzos fritos, o incluso unos canelones (de carne, de pisto, verduras, de atún, etc.).

El vehículo ideal para hacer una buena receta de aprovechamiento son las croquetas: como las típicas croquetas de pollo (con el sobrante del pollo asado del día anterior), las de carne del cocido, de arroz, croquetas de bacalao, etc.). Nosotros vamos a empelar los chipirones en su tinta que nos sobraron de ayer, cocinando unas sabrosísimas y deliciosas croquetas de chipirones en su tinta.

Cómo hacer croquetas de chipirones en su tinta:

  1. Picamos finamente los chipirones (que ya teníamos hechos en nuestra receta de chipirones en su tinta) y reservamos a temperatura ambiente.
  2. Para preparar la bechamel, hoy vamos a emplear una técnica con variaciones respecto a nuestra receta de bechamel tradicional. Para ello ponemos al fuego un cazo con la leche y la templamos. En otro bol calentamos la mantequilla a fuego lento. Una vez derretida echamos la harina, removemos y la dejamos un par de minutos para que no se quede cruda, sin dejar de remover con energía. Después vamos incorporando la leche templada (no caliente, para evitar grumos), poco a poco, sin dejar de remover. Añadimos una pizca de sal (ojo, no mucho, los chipirones ya estaban cocinados con sal).
  3. Una vez que la masa empieza a separarse de los laterales de la cazuela, es el momento de incorporar los chipirones picados, dejando un par de minutos para que se haga una masa homogénea, removiendo todo el rato.
  4. Probamos el punto de sal, por si tuviéramos que añadir.
  5. En una fuente, ovalada o rectangular, volcamos la masa, tapamos con un film transparente (que no se haga costra) y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Una vez fría, reservamos en el frigorífico 24 horas, de un día para otro.
  6. Procedemos a preparar las croquetas. Para darles forma usaremos dos cucharas, aunque si eres mañoso las puedes conformar “a mano”, dejándolas esféricas o cilíndricas, y con el tamaño que más te guste (nosotros las preferimos no muy grandes).
  7. Ponemos el huevo batido en un plato hondo, y otro con el pan rallado. Vamos pasando primero por el huevo y luego por el pan rallado, por este orden. Repetimos esta operación, así conseguiremos mayor firmeza.
  8. Ponemos una sartén honda con aceite abundante a fuego fuerte y las vamos friendo de pocas en pocas, evitando así que baje la temperatura del aceite y, en consecuencia, se “abran”.
  9. Vamos depositando en una fuente con papel de cocina, que absorba el aceite sobrante.

Para acompañar nuestras deliciosas croquetas de chipirones, una buena ensalada de tomate casa a la perfección.
Y de postre, ahora que se aproximan las fechas típicas, unas torrijas caseras.
Para beber, cerveza.

El truco:

  • Si queremos hacerlas más crujientes emplearemos panko en lugar de pan rallado. Para hacer panko casero, ponemos pan de molde a secar, eliminando los bordes, a temperatura ambiente, durante unos días y luego molemos con vaso de batidora o en una Thermomix. Saldrá un delicioso panko que nada tiene que envidiar al industrial que nos venden.
  • Si preferimos presentarlas con forma cuadrada, guardaremos la masa en una fuente cuadrada. Una vez fría la volcaremos en una tabla de cocina y pasaremos a cortar con un cuchillo previamente mojado en agua (para evitar que se pegue), confeccionando tiras alargadas longitudinales y luego transversales, para hacer cuadrados.
  • Una vez preparadas las croquetas, antes de freír, podemos congelarlas y así tenerlas disponibles para consumir en cualquier momento, con la precaución de dejarlas descongelar antes de freír.

Alérgenos:

  • Harina de garbanzo para los celíacos, y pan rallado sin gluten.
  • Leche sin lactosa para los alérgicos a la misma, o bien caldo de pescado en su lugar.

Julia Gaitán
Julia Gaitán

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Julia es una verdadera profesional de la cocina. Un cajón lleno de infinidad de secretos para elaborar las mejores recetas, fuente de sabiduría y con unos platos de resultados excelentes.