Crema fría de roquefort

Crema fría de roquefort
Esta receta contiene lactosaEsta receta contiene mostaza
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
12 votos
Tiempo de preparación
5 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Es hora de preparar el aperitivo y necesitas sorprender a tus invitados con un plato original pero con carácter. No lo dudes, prueba nuestra propuesta de crema fría de roquefort. No confundas esta receta con la tradicional salsa de roquefort, parecen iguales, pero no lo son. La elaboración y finalidad es completamente diferente. En el caso de la crema fría de roquefort, es mucho más rápida y sencilla.

Ya sabes, si eres quesero te encantará y si te asusta un poco la intensidad del sabor del queso roquefort no te preocupes, podrás modularla a tu gusto.

¡Empezamos!

Cómo hacer la crema fría de roquefort:

Para conseguir un resultado digno del mejor paladar solo tenéis que seguir  las proporciones indicadas:

  1. Elegimos un bol grande para poder mezclar con comodidad todos los ingredientes de nuestra receta. Para no desperdiciar nada os recomendamos que utilicéis  una espátula de cocina de silicona.
  2. En el cuenco escogido, añadimos el queso roquefort y lo calentamos en el microondas unos 40 segundos a potencia media. El objetivo es que el queso quede blando pero sin derretirse del todo.  De esta forma será más fácil mezclar todos los ingredientes.
  3. Conseguido el punto del queso, agregamos el resto de los ingredientes: el yogur, 1 cucharada de café de limón, 1 de aceite, 1 de whisky o coñac y media cucharada de café de mostaza Dijon tradicional. Mezclamos bien hasta conseguir una crema uniforme. Por el tipo de queso con el que estamos trabajando quedarán ciertos toques de color. No pasa nada mientras la textura sea la adecuada para untar, el resultado será inmejorable.
    Si sois queseros y os gusta la intensidad del sabor del queso azul, rebajando la proporción del yogur obtendréis un mejor resultado. En caso contrario, basta con aumentar la cantidad de yogur para darle mas suavidad a nuestra crema. Es una cuestión de gustos, no obstante, con las medidas que os hemos pautado no fallaréis.

Elección del acompañamiento:

Nuestra propuesta es la siguiente, aunque siempre podréis darle rienda suelta a la imaginación:

  1. Utilizaremos de acompañamiento una gran desconocida para muchos, la endivia. Una hortaliza de invierno que os recomendamos probar si no la conocéis. Eso sí, fijaros bien a la hora de comprar ya que las hojas deben ser brillantes y sin manchas.
    Para consumirla es suficiente con cortar un poco la punta verde del capullo si es que está fea y eliminar la primera capa de hojas exteriores. Al ir deshojando el capullo no os molestéis en limpiarla, las hojas crecen tan apretadas que no hay posibilidad de que se hayan ensuciado. Aun así, una revisión de lo que servimos en nuestra mesa nunca está de más.
  2. Si no encontráis endivias por estar fuera de temporada, también podéis untar esta riquísima crema con palitos de zanahoria o pepino, o incluso acompañarla de nuestras patatas gajo con ajo y parmesano, o estos maravillosos fingers de pollo.

Ya tenemos listo el aperitivo perfecto para tus invitados: crema fría de roquefort con endivias. Tal y como os dijimos en la receta de salsa de roquefort, podéis recurrir a otras variedades de queso azul como las de denominación de origen español. Por ejemplo, podemos utilizar el queso asturiano Cabrales, el cántabro queso Picón Bejes-Treviso, más conocido como queso picón o el queso Valdeón de León.  No defraudarás con ninguno de ellos e incluso podrás apreciar las diferencias que aporta cada uno haciendo esta receta una y mil veces. Una vez que la pruebes estamos seguros de que repetirás.

¡A disfrutar!

Chip y Chop

Chip es doble graduada en derecho y administración y dirección de empresas.
Chop es ingeniero mecánico computacional.
Son la mezcla perfecta que añade el toque sabroso y técnico que todo amante de la cocina debe tener, siempre dentro de lo que marque la ley de los fogones, o no...