Berenjenas fritas con miel de caña

Berenjenas fritas con miel de caña
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
5 votos
Tiempo de preparación
60 minutos
Número de raciones
4-5 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

En la cocina, muchas veces, la magia de un plato radica en su sencillez. Es el caso de este típico plato de la cocina andaluza heredado de la cultura árabe: las berenjenas fritas con miel de caña. Si habéis probado las berenjenas cocinadas de este modo, sabréis que son una auténtica delicia. El rebozado crujiente contrasta con la textura cremosa de la berenjena, y los sabores se resaltan gracias al dulzor que aporta la miel o melaza de caña.

En esta ocasión hemos hecho un rebozado sin gluten para que todos puedan disfrutar de este manjar. La harina de maíz (no maicena, que es almidón de maíz), o de garbanzo si sois alérgicos al maíz, funcionan genial. De hecho, os animamos a probarlas con estos rebozados aunque podáis consumir gluten. ¡El resultado os encantará!

Este plato es sencillo, pero hay que tener en cuenta algunas cosas para que el resultado sea excelente. En algunas zonas de Andalucía remojan las berenjenas en leche para quitarles el amargor. Este proceso, además, nos evitará tener que usar huevo para que se pegue la harina. Nosotros hemos usado leche de soja para una versión 100%vegetal.

La berenjena es muy versátil. Puedes usarlas en recetas como el baba ganoush, la berenjena rellena de tabulé (con parmesano vegano), la ensalada de berenjena (con queso feta vegano en lugar de mozzarella) o en la rica pizza vegana.

Cómo hacer berenjenas fritas con miel de caña

El truco de la leche nos ha convencido, pero si tenéis prisa podéis simplemente espolvorear sal por encima de las berenjenas ya cortadas. Las dejáis unos 10 minutos en un colador, luego las aclaráis, las rebozáis y las freís. La miel de caña puede sustituirse por una reducción de sirope de agave o arce.

  1. En primer lugar, lavamos y cortamos las berenjenas en bastones de tamaño y grosor similares a un dedo (ligeramente más finos, incluso), o en rodajas.
  2. Las colocamos en un recipiente y las cubrimos con la leche de soja y una cucharada de sal. Dejamos reposar un mínimo de media hora, mejor si puede ser más (podéis dejarlas en leche toda la mañana).
  3. Ponemos un cazo al fuego con aceite de oliva. Mientras se calienta colocamos la harina de maíz o harina de garbanzo en un plato.
  4. Sacamos los bastones de la leche y los pasamos por la harina. Cuando el aceite esté bien caliente, freímos las berenjenas hasta que tengan un tono dorado. Cuando las saquemos del aceite, las dejaremos sobre un plato amplio con 2 capas de papel de cocina.
  5. Servimos inmediatamente las berenjenas fritas con un poco de sal por encima y la melaza de caña.

Otra salsa que casa de maravilla con estas berenjenas rebozadas es la salsa de agave y mostaza (una versión vegetal de la clásica miel y mostaza), que se encuentra junto a las hamburguesas de quinoa. ¿Buscas un rebozado diferente y original? Echa un vistazo a los aros de cebolla. Su ingrediente estrella ¡te sorprenderá!

Sirve las berenjenas fritas como entrante, junto a un primer plato o plato único ligero que contrarreste las grasas de la fritura. ¡Echa un vistazo a nuestra sección de ensaladas si necesitas inspiración!

Marta Caballero

Marta es, oficialmente, graduada en Periodismo, pero la cocina vegana y saludable es lo que de verdad le gusta y a lo que se ha dedicado durante los últimos años.
Disfruta mucho veganizando recetas, aprendiendo sobre nutrición y experimentando en la cocina con sabores, texturas, colores…
Otras de sus grandes aficiones son la música (a ser posible en directo), los viajes y los libros.