Champiñones rellenos

Champiñones rellenos
Esta receta contiene huevoEsta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
23 votos
Tiempo de preparación
40 minutos
Número de raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Hoy os queremos enseñar a hacer unos champiñones rellenos, un aperitivo muy especial, con el que dejarás a tus invitados boquiabiertos.

Para esta receta nosotras hemos utilizado unos champiñones portobello, ya que tienen más sabor que el clásico champiñón blanco, pero sobre todo por su tamaño. Aunque si preferís otro tipo de seta, podéis sustituirlos sin problema.

Para acompañar estos champiñones rellenos hemos hecho una espectacular salsa de foie, que le da un toque único a nuestro aperitivo. También podéis acompañarlos con nuestra mermelada de pimientos rojos.

Preparación de los champiñones:

  1. Lo primero que debemos hacer es limpiar los champiñones que vamos a utilizar.

    ¡Atención, no se deben mojar!Las setas absorben el agua y pierden sabor 

    Para quitarles bien toda la tierra nos ayudaremos de un papel de cocina, o bien, si queremos asegurarnos de quitar toda la tierra, podemos pelarlos y deshacernos de la primera capa de piel.
  2. Seguidamente, les quitamos el tallo y con la ayuda de una cuchara de postre, o un cuchillo, quitaremos las pequeñas láminas marrones que se encuentran por debajo del sombrero.
  3. A continuación, debemos ablandar los champiñones. Para ello, cogemos una sartén y le echamos un chorrito de aceite.
  4. Cuando esté caliente añadimos los champiñones.
  5. En cuanto se hayan dorado, les damos la vuelta, y esperamos a que cojan un poquito de color. Los reservamos.

Cómo hacer champiñones rellenos:

  1. Con un cuchillo, cortamos la mozzarella en láminas, y las lonchas de cheddar en 4.
  2. Cogemos los champiñones y los rellenamos con un trozo de cheddar, y otro de mozzarella. Si nos cuesta meter algún pedazo de queso, los cortamos hasta obtener el tamaño deseado.
  3. Cogemos tres platos, dos llanos, y uno hondo. En uno de los platos llanos colocaremos el pan rallado fino, y en el otro el grueso. En el plato hondo cascaremos los huevos, los batiremos, y los salpimentaremos a gusto de cada uno.
  4. Cogemos una cacerola pequeña, y le echamos aceite de oliva, hasta llegar a cubrir más o menos un cuarto de la cacerola. Utilizaremos el aceite de oliva de 0, 4º para que la acidez sea menor. Si aún así, os parece demasiado fuerte el sabor, podemos sustituirlo por el de girasol, o mezclarlos. La ponemos a calentar.
  5. Mientras se va calentando procederemos a hacer el rebozado. Para ello, cogemos los champiñones ya rellenos, y los pasaremos primero por el pan rallado fino.
  6. Seguidamente los llevamos al huevo batido, y, por último, por el pan rallado grueso.
  7. Repetimos el proceso hasta quedarnos sin champiñones.
  8. En cuanto el aceite esté bien caliente, empezaremos a sumergir uno a uno los champiñones.
  9. Cuando veamos que se han dorado, les damos la vuelta con la ayuda de un tenedor, o una espumadera.
  10. Según vayan estando a nuestro gusto, los iremos colocando sobre un plato con papel de cocina. El papel absorberá el aceite sobrante de los champiñones.

¡Hecho! ¡Ya tenemos nuestros deliciosos champiñones rellenos!

Para hacer nuestro aperitivo único podemos emplatarlo poniendo una base de salsa de foie y colocando por encima nuestros champiñones rellenos.

Os damos la opción de sustituir el pan rallado grueso por panko, así le daremos otro toque diferente. Nosotras ya hemos utilizado este pan rallado japonés para preparar nuestro crujiente de langostinos. Si aún no lo has probado, ¡No pierdas la oportunidad!

Os animamos a que preparéis en casa esta receta y compartáis como os han salido a través del hashtag #crujienteyaldente. Si tenéis alguna duda podéis dejarla en los comentarios y os contestaremos lo antes posible

Yael Nadelar
Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.