Tarta de queso y chocolate blanco

Tarta de queso y chocolate blanco
Esta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 votos
Tiempo de preparación
35 minutos
Número de raciones
8 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Vamos a preparar una de las mejores recetas de tarta de queso sin horno, con base de galleta, y Philadelphia, en este caso, las claves para obtener una cheesecake de 10. Además, al prepararse sin horno esta tarta de queso y chocolate blanco se convierte en el postre perfecto para los meses más calurosos del año.

Esta elaboración es de lo más sencillo, por lo que podemos aprovechar para pasar un rato de lo más agradable con los peques de la casa.

Cómo hacer la base de la tarta de queso y chocolate blanco:

Lo primero que vamos a preparar es la base de la cheesecake casera. Para ello, vamos a utilizar un robot de cocina o una bolsa de cocina con cierre hermético.

  1. Introducimos las galletas en el robot, o en la bolsa, y machacamos. Si empleamos la bolsa nos ayudaremos de un rodillo, una cuchara, o un cucharón para machacarlas hasta obtener polvo de galleta.
  2. A continuación, derretimos la mantequilla unos segundos al microondas.
  3. Echamos la mantequilla sobre las galletas, y removemos hasta que se haya impregnado bien la galleta.
  4. Forramos el molde que vayamos a emplear, en este caso hemos utilizado uno de 26 cm de diámetro, pero podéis utilizar el que tengáis por casa, preferiblemente que sea desmontable. Para forrarlo le hemos puesto en la base papel de horno y en el borde rollo de PVC para pastelería.
  5. Ahora, echamos parte de la galleta en el molde, y aplastamos con la ayuda de un vaso, o una cuchara. Para subir los bordes de la cheesecake de chocolate blanco, repartimos el resto de la mezcla por todo el borde, y presionamos con el vaso. Guardamos en el congelador mientras preparamos el relleno.

Os dejo por aquí un link donde podréis encontrar mi selección de moldes desmontables por si no tenéis en casa.

Cómo hacer el relleno de la cheesecake con chocolate blanco:

  1. Primero vamos a hidratar la gelatina. Disolvemos la gelatina con unas 4 o 5 cucharadas de agua, removemos, y reservamos.
  2. Cogemos un cuenco grande y echamos el queso crema. Lo batimos con unas varillas eléctricas, o manuales, hasta obtener una mezcla suave, reservamos.
  3. Derretimos el chocolate blanco. Podemos hacerlo al microondas, o al baño maría.
  4. Continuamos echando el azúcar glas tamizado (por medio de un colador), la nata, y el chocolate derretido. Removemos con energía hasta que tener una mezcla uniforme.
  5. Por último, metemos unos segundos al microondas la gelatina hidratada hasta que se vuelva líquida, vertemos en el relleno, y removemos.
  6. Sacamos el molde con la base del congelador, y le echamos el relleno con un cucharón. Damos unos golpecitos con el molde sobre una superficie plana para eliminar las posibles burbujas que se hayan creado, y para unificar el relleno.
  7. Metemos nuestra deliciosa tarta de queso y chocolate blanco en el frigorífico durante al menos 4 horas. Lo ideal es preparar este postre de un día para otro.

Cómo hacer coulis de frutos rojos:

  1. Cogemos una cacerola. Echamos las frambuesas o mezcla de frutos rojos, 2 cucharadas de azúcar u otro endulzante natural, y 2 o 3 cucharadas de agua. Ponemos sobre un fuego medio.
  2. Aplastamos las frutas con un tenedor. Podemos dejar algún que otro trocito, según el gusto de cada uno.
  3. Dejamos cocer unos 10 minutos y retiramos del fuego. Pasamos la mezcla por un colador, dejamos que se atempere, y guardamos en el frigorífico. En este caso no queremos una mermelada espesa por ello hemos tardado tan poquito en prepararla. Si lo preferís podéis sustituir este coulis por una mermelada de fresa sin azúcar, o por una original mermelada de kiwi, o una rica compota de manzana. También podéis optar por una tarta más dulzona y cubrirla con un dulce de leche casero, o un toffee casero, o una mezcla de una de estas con mantequilla de cacahuete. Mmm… sólo con pensarlo se me hace la boca agua.

Echamos el coulis o la cobertura escogida una vez vayamos a servir la tarta de queso y chocolate blanco.

Apuntes:

  • En vez de galletas Digestive podéis utilizar galletas María, Dinosaurios, o lo que tengáis por casa. También podéis prepararla con frutos secos naturales, dátiles y un poquito de AOVE.
  • Podemos sustituir la Philadelphia por mascarpone, u otro tipo de queso crema.
  • En vez de endulzar la tarta de queso con azúcar glas podemos emplear algún endulzante natural como caramelo de dátil, sirope de agave, azúcar de coco, miel, sirope de arce…
  • Para el coulis. Podéis prepararlo con cualquier fruta que tengáis por casa. Si no tenéis ningún espesante podéis utilizar las pepitas y la piel de una manzana. Para saber cómo emplearlas ver el artículo sobre la pectina.
  • Con esta misma receta podéis hacer una cheesecake bicolor. Una vez lista la base, sin haber integrado el chocolate blanco, separamos más o menos la mitad del relleno en 2 cuencos. En uno integramos 100 g de chocolate blanco derretido, y en el otro 100 g de chocolate con leche derretido, removemos. Vamos echando ambos rellenos con la ayuda de una cuchara. Primero una cucharada de la mezcla blanca, continuamos con otra cucharada de la marrón. Las intercalamos hasta terminar con las mezclas.

¡Listo! Ya tenéis a puntito la deliciosa tarta de queso, además os hemos aportado muchas variantes y posibilidades. Sed originales, cread vuestra tarta perfecta.

Yael Nadelar
Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.