Piruletas de parmesano

Piruletas de parmesano
Esta receta contiene lactosa
Puntuación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
24 votos
Cargando…
Tiempo de preparación
25 minutos
Número de raciones
5 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

Os queremos enseñar a preparar piruletas de parmesano. Una receta tan original, como sencilla de hacer, que podrás realizar con los más pequeños de la casa.

Podéis aprovechar para cocinar esta receta algún día que os toque invitar a vuestros amigos a ver el fútbol y ponerlas de picoteo, o bien para alguna fiesta de cumpleaños para niños, o para adultos. ¡Les encantará a todos la idea!

Para las piruletas de parmesano al igual que para nuestras piruletas de jamón y queso con hojaldre, utilizaremos unos palitos de madera, que debemos humedecer durante un rato para que no se quemen cuando los metamos en el horno. También os enseñamos a hacer con estos palillos el crujiente de langostinos, un aperitivo buenísimo con el que deleitar a todos.

Cómo hacer piruletas de parmesano:

  1. Primero cogemos un vaso largo y lo llenamos de agua. Sumergimos dentro los palitos de madera tipo brocheta hasta que los vayamos a utilizar.
  2. A continuación, vamos a sacar el rallador que tengamos por la cocina, y pasaremos a rallar toda la cuña de queso parmesano sobre un bol.
  3. Seguidamente, cogemos un mortero y machacamos un poco de orégano para que quede lo más fino posible. La cantidad que utilicemos de esta especia dependerá de lo que guste en casa. Sino os damos la opción de que utilicéis la especia que más os guste.
  4. Encendemos el horno, y lo precalentamos como siempre a máxima temperatura. Vertemos el orégano machacado en el bol del parmesano rallado y removemos.
  5. Cogemos una bandeja de horno, y la forramos con papel sulfurizado.
  6. Ahora ya pasaremos a utilizar los palillos de madera. Los debemos colocar sobre la bandeja a bastante distancia el uno del otro, ya que las piruletas de parmesano se pueden llegar a pegar cuando el queso se vaya derritiendo.
  7. Cuando estén todos los palitos sobre la bandeja les iremos colocando un montoncito de parmesano sobre uno de los extremos, a modo de montañita. ¡No hace falta que lo aplastéis, de eso ya se encargará el horno!
  8. En cuanto tengamos todas nuestras montañitas, iremos colocando unas pocas pipas sobre nuestras piruletas de parmesano.
  9. Bajamos el horno a 150 grados y lo ponemos en modo ventilador. Esperamos un poco a que el horno adquiera la temperatura deseada.
  10. Metemos nuestra bandeja en el horno, y dejamos que vaya fundiendo el parmesano.
  11. Esperamos de 10 a 15 minutos y nos asomamos.
  12. Estarán listas cuando veamos que el parmesano esté completamente derretido, y haya cogido colorcito.

Repetimos este proceso hasta quedarnos sin parmesano.

¡Listo! ¡Ya tenemos unas deliciosas y crujientes piruletas de parmesano!

Si le queréis dar un pequeño cambio al sabor, podemos incorporarle al orégano un poquito de cayena molida, de tomillo, o bien agregarle un toque picante con una guindilla. Si, en cambio, preferís se puede sustituir el orégano por la especia que guste más en casa. Eso lo dejamos a vuestra elección y gusto. ¡Recordad que tenéis que machacar la especia que utilicéis! La clave es que apenas se note.

El parmesano es un queso básico de la cocina. Este lácteo se aprovecha para realizar multitud de platos, ya sean entrantes, primeros platos, o incluso postres. Os iremos enseñando sus usos según vayamos realizando las diferentes recetas.

Esperamos que os haya gustado muchísimo nuestra receta, si queréis podéis compartir con nosotras cómo os han salido. Os invitamos a subir una foto a las redes sociales con el hashtag #crujienteyaldente

Yael Nadelar

Graduada en periodismo y comunicación audiovisual, Yael Nadelar es una apasionada de la cocina, especialmente de los postres y dulces.
Amante de los niños y la música, aprovecha cualquier ocasión para viajar y conocer nuevos lugares y culturas, aprendiendo siempre de las costumbres de cada país, importando en su cocina estos conocimientos.